sábado, 22 de mayo de 2010

Allá por el lejano año de 1982 existía la leyenda urbana de un hombre que tiró
una mano cercenada en el metro; y con esta macabra anéctoda, Jaime López trovaba:

Quítame tu Cómic de la vista

"Son divinos los paisajes nuestros,
basta echar un ojo un nuevo día
y ver a los grises policías enlatando a la gente en el metro.

De la extraña entraña de concreto
alguien una mano fría olvida

Déjame de inyectarme Fantasías
saca tu hipodérmica un momento,
vamos que no quiero más tormento
¡quítame tu comic de la vista!

Por las bocas flacas... la ironía
"bien que estamos" te dirán sonriendo.

Un presente de vencido ancestro,
es lo que te ofrecen por tu vida,
entierra tus ruinas hoy en día que la historia no va en retroceso,
de Tenochtitlán te dan un cuento y de Tlaltelolco una sangría.
Son sólo verguenzas recaídas, son por todos lados monumentos,
son para dormir este momento
¡quítame tu comic de la vista!

Déjate de andar con fantasías
quiero ver esos paisajes nuestros."

No hay comentarios:

Publicar un comentario